revista de Ciencia e Ingenierí­a del IES Almenara

Image


El Alzheimer

1. ¿Qué es el Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva que ataca el cerebro y genera como consecuencias limitaciones de la memoria, el razonamiento y el comportamiento.

Este mal afecta a aproximadamente 22 millones de personas en todo el mundo, siendo la más común de las enfermedades causantes de demencia. Más de 100,000 personas mueren anualmente a causa de la enfermedad del Alzheimer, lo cual la convierte en la cuarta de las principales causas de mortalidad entre los adultos, después de cardí­acas, el cáncer y apoplejí­a.

La enfermedad, descrita por primera vez por Alois Alzheimer en 1907, no conoce fronteras de í­ndole social ni económica y puede afectar a hombres y mujeres casi por igual. La mayorí­a de las ví­ctimas son mayores de 65 años de edad; pero sin embargo, la enfermedad de Alzheimer puede atacar a los 40 o a los 50.

La mayorí­a de las ví­ctimas de la enfermedad de Alzheimer son atendidas en sus hogares, aunque lo cierto es que muchas personas en asilos padecen de demencia. La enfermedad de Alzheimer es devastadora tanto para las ví­ctimas como para sus familiares y se la ha denominado "el mal del siglo."

2. Principales sí­ntomas.

Entre los sí­ntomas de la enfermedad de Alzheimer se incluyen la perdida gradual de la memoria, disminución de la capacidad para desempeñar tareas de rutina, incapacidad para discernir, desorientación, cambios en la personalidad, dificultades del aprendizaje y pérdida de las destrezas verbales.

Image


La velocidad con que se producen estos cambios varí­a de una persona a otra. La enfermedad eventualmente convierte a sus seres totalmente incapaces de cuidar de si mismos.

3. Causas.

La enfermedad de Alzheimer , por ejemplo, es el resultado de acontecimientos relacionados a desnaturalizaciones (o estructuras terciarias anormales) observadas en las proteí­nas beta-amiloide y tau respectivamente, las que resultan en placas neuronales y formaciones de enredos neurofibrilares en las estructuras temporales mediales de la memoria.

En todas las enfermedades neurodegenerativas, las sinapsis entre las células nerviosas falla, y el daño se extiende a nuevas regiones, lo cual es acompañado por un empeoramiento clí­nico visible en el paciente.

4. Investigación.

No existe una única prueba clí­nica para identificar la enfermedad de Alzheimer. Antes de diagnosticar la enfermedad es necesario excluir otros estados. Entre éstos pueden incluirse estados curables como la depresión, reacciones adversas a medicamentos, cambios metabólicos, deficiencias nutricionales, lesiones en la cabeza y apoplejí­a.

Toda persona con sí­ntomas que posiblemente pueden ser de la enfermedad de Alzheimer deben someterse a una evaluación minuciosa. Esta debe incluir un historial médico completo, reconocimiento fí­sico exhaustivo, evaluación del estado neurológico y mental así­ como pruebas de diagnóstico que incluyan análisis de sangre, de orina, electrocardiograma y radiografí­as del tórax.

Entre los análisis que suelen recomendarse figuran: tomografí­a por computadora (CT Scan), electroencefalografí­a (EEG), suspensión de medicamentos, evaluación psiquiátrica formal, pruebas neuropsicológicas y ocasionalmente, examen del lí­quido cerebroespinal mediante punción en la columna vertebral.

Aunque esta evaluación puede proporcionar un diagnóstico clí­nico, para obtener una confirmación de que se padece de la enfermedad de Alzheimer se requiere un examen del tejido cerebral, el cual por lo general se realiza durante la autopsia.

5. Tratamiento.

A pesar de que hasta el presente no hay una cura disponible para la enfermedad de Alzheimer, una adecuada planificación médica y social pueden aliviar la carga para el paciente y su familia. Las medicinas apropiadas pueden disminuir la agitación, la ansiedad y el comportamiento impredecible, así­ como mejorar la regularidad del sueño y tratar la depresión.

El ejercicio fí­sico y las actividades sociales son importantes como también lo son la adecuada nutrición y el mantenimiento general de la salud. Un medio ambiente sereno y bien estructurado pueden ayudar a la persona afectada a conservar en lo posible el más alto nivel de comodidad y de dignidad.

6. Imágenes del cerebro de un afectado.

Image


Como se puede apreciar en la imagen, el cerebro de la izquierda está en parte destruido y degenerado por lo cual, limita las facultades mentales del individuo.